viernes, 16 de octubre de 2015

Crece la base de datos de Brunete en la Memoria.


ENLACE BASE DE DATOS 


Acabamos de incorporar a nuestra base de datos de combatientes vinculados a la batalla de Brunete y a los frentes de la zona Centro los últimos 1.000 nombres que figuraban en las listas de altas, ingresos y fallecimientos de los hospitales militares republicanos de Urgencia y de Madrid, este último en Carabanchel. Igual que en las tres incorporaciones anteriores de nombres de esta misma lista a la base de datos (2.000 cada vez), se trata de combatientes involucrados en la defensa más o menos lejana de Madrid, ya que las fechas vinculadas abarcan desde el 18 de julio de 1936 hasta las jornadas previas a la propia batalla de Madrid, que tuvo lugar desde el 7 al 23 de noviembre de ese mismo año.
Nuevamente, los nombres corresponden mayoritariamente a milicianos, militares y guardias civiles republicanos, si bien también aparecen esporádicamente prisioneros de las filas sublevadas, miembros del CASE (Cuerpo Auxiliar Subalterno del Ejército) o familiares de militares, generalmente hij@s o parejas. Las fechas son bastantes tempranas, por lo que no hemos detectado combatientes internacionales voluntarios (todavía no se habían formado ni las primeras brigadas mixtas ni las internacionales). Aparte del interés que aportan los nombres de los combatientes, en los que se fijarán sobre todo las familias involucradas en búsquedas de sus seres queridos, estas listas nos han permitido identificar unidades militares pertenecientes a la 1ª División Orgánica (previa al inicio de la guerra) y a la Guardia Civil que permanecieron leales al gobierno legítimo, así como ciertos detalles de la organización hospitalaria de Madrid que desconocíamos.   
Entre los meses de julio y octubre de 1936, antes por tanto de la batalla defensiva de Madrid, parece que en la capital existían al menos dos grandes hospitales militares oficiales: el Hospital Militar de Madrid y el Hospital Militar de Urgencia. 
El Hospital Militar de Madrid fue construido entre 1890 y 1903 en Carabanchel, en la misma ubicación en la que actualmente está el Hospital Central de la Defensa (que desde 1945 y hasta hace poco tiempo se llamaba Gómez Ulla). Aún sin estar terminadas, sus instalaciones se habían empezado a utilizar en 1896 para atender a los militares heridos o enfermos en las guerras coloniales de Cuba y Filipinas. Los documentos que tenemos sobre este hospital, correspondientes a 1936, confirman lo que ya sabíamos por otras fuentes: que las últimas altas e ingresos del periodo republicano se produjeron en torno al 31 octubre. No pudo ser de otro modo, pues solo tres o cuatro días más tarde las vanguardias de las columnas franquistas que avanzaban sobre Madrid ya se encontraban a tiro de Carabanchel, y pocas jornadas después, eran completas dueñas del pueblo. Lo que no sabíamos, es que el hospital militar creado en el Hotel Palace (conocido también como Hospital de Base nº 1) fue el mismo que estaba en Carabanchel, cosa que aparentemente queda acreditada por una comunicación y un membrete. De ser esto cierto, el personal médico y de todo tipo, los pacientes y el material médico habrían sido evacuados desde Carabanchel a la actual Plaza de las Cortes para continuar con su función con el tiempo y el margen de maniobra totalmente justos. 
Sobre el Hospital Militar de Urgencia tenemos menos certidumbres respecto a su ubicación. Por sellos que aparecen repetidamente en los documentos que hemos volcado en la base de datos, sabemos que el mismo tuvo sendas clínicas en la calle Marqués de Urquijo 18 y en el “Asilo de las Mercedes”, en  Núñez de Balboa 100. De la primera dirección tenemos evidencias entre los días 10 de agosto y 31 de octubre de 1936, mientras que la segunda la conocemos por dos hojas correspondientes al día 6 de diciembre de ese mismo año. Lo que no sabemos todavía es si ambas sedes fueron simultáneas o si la segunda sucedió a la primera cuando el frente se acercó dramáticamente al barrio de Argüelles, quedando fijado desde mediados de noviembre hasta el 28 de marzo de 1939 sobre el Paseo de Moret, la Plaza de Moncloa y el Hospital Clínico. Esta opción puede tener fundamento si pensamos que la calle Núñez de Balboa está en el Barrio de Salamanca, que adrede no fue bombardeado por la aviación o la artillería franquista, mientras que cualquier edificio que hubiera quedado a solo centenares de metros del frente cerca de la Ciudad Universitaria corría el riesgo de ser atacado intensamente y eventualmente, de perderse a causa de un decidido avance enemigo.  
Si no nos equivocamos, estos dos grandes centros sanitarios reservados para combatientes funcionaban desde el primer día de conflicto. Tal vez haya que añadir un tercero, el Hospital Militar de Comprobación, que habría estado situado en El Pardo y del que todavía no sabemos casi nada. Estos dos (o tres) hospitales debieron convivir durante el periodo miliciano (en Madrid básicamente 1936) con otros fundados sobre la marcha por distintos partidos y organizaciones políticas y sindicales en edificios incautados a la Iglesia o a otras entidades consideradas enemigas de la causa popular. Así, según nuestras cuentas, desde el 1º de enero de 1937 en adelante llegó a haber simultáneamente hasta 28 hospitales militares de más de 300 camas en Madrid y su entorno bajo el Servicio de Sanidad Militar del Ejército del Centro, a los que habría que añadir los que dependieron de los cuerpos de ejército, a medida que estos se fueron organizando. 
Como se puede adivinar, quedan muchos documentos por localizar para poder escribir una historia más o menos completa de la Sanidad Militar republicana en Madrid y la zona Centro (Toledo – Madrid – Guadalajara), así como muchos nombres que pasar a bases de datos para facilitar las búsquedas de las familias. Los siguientes que pasaremos nosotros corresponderán a los heridos, fallecidos y distinguidos de la 14 división franquista que rechazó el ataque secundario de la batalla de Brunete en el barrio de Usera. Luego, como dijimos en un artículo anterior, intentaremos obtener copia de las fichas de los cerca de 30.000 republicanos que pasaron como pacientes por el Hospital Militar nº 4, actual Museo de Arte Moderno Reina Sofía, situado en Atocha. 
Para este último propósito, nos vendría muy bien recibir unas cuantas pequeñas ayudas económicas. Quienes quieran brindarlas, pueden escribirnos al correo evcos37@yahoo.es, el mismo que sirve para pedirnos una copia del documento vinculado al nombre de cualquiera de los 35.000 combatientes que aparecen en nuestra base de datos, lo que no tiene coste alguno. 

Un saludo cordial de Brunete en la Memoria.